CERRAR

Carrito
/ /

Diamantes cultivados en laboratorio versus diamantes naturales

Jul 10,2023 | Prestar NYC

A medida que los consumidores de diamantes se vuelven más conscientes social y ambientalmente, la elección entre diamantes naturales y diamantes cultivados en laboratorio se ha convertido en un tema de debate. Ambas opciones tienen sus ventajas e inconvenientes y, en última instancia, todo se reduce a las preferencias personales. Sin embargo, en términos de calidad y diseño, Prestar NYC ofrece diamantes cultivados en laboratorio excepcionales que vale la pena considerar.

Los diamantes naturales se forman en las profundidades del manto terrestre a lo largo de millones de años bajo alta presión y temperatura. Son apreciados por su rareza, belleza y durabilidad, y se han utilizado como símbolo de amor y compromiso durante siglos. Sin embargo, el proceso de extracción de diamantes naturales puede tener impactos ambientales y sociales negativos. Puede provocar erosión del suelo, deforestación y contaminación del agua. También preocupa la explotación de los trabajadores en las minas de diamantes.

Por otro lado, los diamantes cultivados en laboratorio se crean en un entorno de laboratorio controlado utilizando tecnología avanzada que simula las condiciones bajo las cuales se forman los diamantes naturales. Tienen las mismas propiedades físicas, químicas y ópticas que los diamantes naturales y son prácticamente indistinguibles de ellos. Los diamantes cultivados en laboratorio también son más asequibles que los diamantes naturales, lo que los convierte en una opción popular para los consumidores preocupados por su presupuesto.

¿El diamante cultivado en laboratorio es un diamante real?

Los diamantes cultivados en laboratorio son diamantes reales, idénticos en términos de dureza y durabilidad. Los diamantes cultivados en laboratorio tienen muchas de las mismas propiedades que los diamantes naturales y, en condiciones de laboratorio, el diamante es una forma de carbono perfectamente estable. Al igual que con los diamantes naturales, los diamantes cultivados en laboratorio se pueden facetar en talla brillante u otras formas.

Con la misma tecnología utilizada para crear diamantes naturales, los diamantes cultivados en laboratorio se cultivan en condiciones controladas utilizando alta presión y alta temperatura para formar una intrincada red tridimensional de átomos de carbono.

El Instituto Gemológico de América (GIA), el laboratorio de certificación de diamantes más grande del mundo, clasifica los diamantes cultivados en laboratorio desde 2007 y ya no utiliza el término "sintético" en sus informes. El GIA ha certificado a más de 20 productores de diamantes cultivados en su laboratorio y ha llamado a estos diamantes "naturales" a los efectos de su clasificación.

Otra ventaja principal de los diamantes cultivados en laboratorio es que son ética y ambientalmente responsables. El proceso de creación de diamantes cultivados en laboratorio es sostenible y no implica el impacto negativo de la extracción de diamantes. Además, los diamantes cultivados en laboratorio están libres de conflictos, lo que significa que no están asociados con abusos contra los derechos humanos ni con la financiación de conflictos armados.

Conclusión

Si bien el diamante natural es respetuoso con el medio ambiente, el diamante cultivado en laboratorio tiene propiedades similares a las del diamante natural, pero sin los impactos ambientales de la extracción de diamantes naturales. Además de eso, el diamante cultivado en laboratorio es más rentable que el diamante natural y también ofrece un alto brillo y claridad en piedras preciosas.

Si comparamos el diamante natural y el diamante cultivado en laboratorio, queda claro que son completamente idénticos en términos de calidad y rendimiento. Por lo tanto, puede optar por diamantes naturales si desea algo más natural, pero si desea algo más brillante y claro que optar por piedras preciosas creadas en laboratorio.